Nikola Tesla y los secretos antigravedad

Nikola Tesla y los secretos antigravedad

Nikola Tesla ha sido acreditado como el padre de mucha de la tecnología que hoy en día damos por concedida. Sin el genio de Tesla no tendríamos radio, televisión, electricidad AC, iluminación fluorescente, las luces de neón, dispositivos de radio control, robótica, rayos-X, radar, micro ondas y docenas de otros increíbles inventos.
 
Debido a esto, no es sorprendente que Tesla también se introdujera en el mundo del vuelo y por consiguiente, de la antigravedad. De hecho, su última patente en 1928 era para una máquina voladora que asemejaba tanto a un helicóptero como a un avión. Antes de morir, Tesla ideó, según informes, los planos para el motor de una nave espacial. El la llamó Space Drive o impulsión del campo anti-electromagnético.
 
La última patente de Nikola Tesla
 
El escritor William R. Lyne describe en “Las Físicas Ocultas del Éter”(Occult Ether Physics), que en una conferencia que Tesla preparó para el Instituto del Bienestar del Emigrante (12 de mayo de 1938), este explicaba la Teoría Dinámica de la Gravedad, la cual asume que un campo de fuerza es el responsable de los movimientos de los cuerpos en el espacio. Para ello, introduce el concepto del éter, un elemento que rodea todo el Universo y que produce la atracción de los cuerpos entre sí (algo así como lo que hoy en día llamamos energía oscura).
 
Con 82 años de edad, Tesla dijo: “He resuelto una teoría dinámica de la gravedad en todos sus detalles, y espero darle esto al mundo muy pronto. Explica las causas de esta fuerza y los movimientos de cuerpos celestes bajo su influencia, tan satisfactoriamente que podrá un fin a fútiles especulaciones y falsos conceptos, como aquel del espacio curvo".
 
 
 
Según los relativistas partidarios de la teoría de Einstein (y que todavía hoy en día aceptamos como válida), el espacio tiene una tendencia a curvarse debido a una inherente propiedad o presencia de cuerpos celestes, y que llamamos gravedad.
 
Las invenciones más grandes de Tesla estaban todas basadas en el estudio de ondas. Él siempre consideró que el sonido, la luz, el calor, los rayos-X y las ondas de radio son todos fenómenos relacionados y que podrían ser estudiados usando la misma clase de matemáticas. Sus diferencias con Einstein sugieren que él extendió su pensamiento a la gravedad.
 
En los años ochenta se demostró que Tesla tenía razón. Un estudio de pérdida de energía en una estrella pulsar de dobles neutrones, llamada PSR 1913+16 probó que existen las ondas de gravedad. La idea de Tesla de que la gravedad es un efecto de campo es ahora tomada más en serio de lo que la tomó Einstein.
 
 
Desafortunadamente, Tesla nunca reveló qué era lo que lo había conducido a esta conclusión, y murió antes de hacer pública su teoría. Nunca explicó su teoría de la gravitación al mundo, y el ataque que hizo al trabajo de Einstein fue considerado indignante por el establecimiento científico de ese tiempo, y solo ahora tenemos el suficiente entendimiento de la gravedad para otorgarle veracidad.
 
Toda la tecnología acerca de la antigravedad hace años que se conoce, pero no interesa darla a conocer. Es mucho más lucrativo tener energías contaminantes y de escasa duración para llenar las arcas de los gobiernos que controlan el avance tecnológico de la humanidad en cuenta-gotas. 
 
Todos los documentos relacionados con las patentes e investigaciones de Tesla al respecto de esta tecnología es todavía material clasificado en poder del gobierno de los Estados Unidos, y cada vez que alguien ha patentado algo relacionado con la tecnología de la antigravedad, rápidamente han sido adquiridos por entes gubernamentales y así evitar que sean usadas libremente (igual que pasó con las patentes de automóviles que funcionaban con agua).
 
 
 
 
 
La energía tiene que ser libre y sin ningún coste para la humanidad, si es que queremos seguir siendo una especie evolucionada con el paso del tiempo.

 

Comentarios (0)

Deja un comentario

Nombre*
Email*
Título*

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Comentario*